12 Razones Para Emprender

El_Bosco-en-Miriadax

Cuando alguien se plantea iniciar su propio negocio, son muchas las personas que le repiten todo lo que podría salir mal: los riesgos de emprender, que no se sabe cómo puede salir el proyecto, o que puede llegar a arruinarse son algunos de los más mencionados. Pero también existen razones para emprender.

Es cierto que levantar un negocio de la nada no es una tarea sencilla. Emprender significa tener que asumir compromisos y responsabilidades, pero todo ese esfuerzo se verá recompensado cuando el proyecto se haga realidad y vaya creciendo poco a poco.

Nosotros queremos ayudar a las personas emprendedoras para que su proyecto se haga realidad. Y con ese objetivo vamos a enumerar una serie de razones para emprender y perder el miedo a iniciar un nuevo proyecto.

MOTIVOS PARA NO DUDAR Y EMPRENDER

Ser tu propio jefe, cumplir sueños, libertad, experiencias y aprendizajes… son muchas las razones para emprender y a continuación vamos a destacar algunas de ellas:

  • Flexibilidad horaria: emprender significa trabajar muchas horas, pero ser emprendedor permite organizar el tiempo de la manera que más convenga. Tú te pones tu propio horario.
  • Motivación: trabajar en algo ilusionante y que apasiona permite mantener alta la motivación. Estás viviendo un sueño.
  • Realización personal: llevar a cabo un proyecto propio no puede compararse a trabajar por cuenta ajena. Levantar tu propio negocio es muy gratificante.
  • Aprendizaje: emprender es muy enriquecedor y el aprendizaje es continuo. Escucha los consejos de otros emprendedores y aplícalos en tu proyecto.
  • Nuevas habilidades: sobre todo en el arranque, un emprendedor tiene que se capaz de hacer todas las tareas del negocio, desde el marketing a la contabilidad. Te convertirás en un profesional más completo.
  • Determinación: dirigir un negocio supone tener que tomar muchas decisiones. Serás una persona más decidida y resolutiva.
  • Alternativa al desempleo: crear un negocio permite a la persona en paro ponerse de nuevo en pie y volver a empezar. Eres tu propio jefe y, si todo va bien, lograrás seguridad laboral.
  • Independencia financiera: emprender supone un riesgo económico, pero también conlleva la libertad financiera. Puede ser un camino duro pero gratificante.
  • Crear empleo: a medida que el negocio crece, hay que contratar más personas. Ofreces a otros la posibilidad de aprender, desarrollarse y mantener a sus familias.
  • Dejar huella: todos los negocios tienen un impacto en otras personas. Tu producto o servicio mejora la vida de otros.
  • Carrera profesional: ser emprendedor implica crear un camino profesional propio. Nunca te sentirás estancado y abarcarás los ámbitos que más te interesen.
  • Networking: ya sea al inicio, empezando a trabajar en oficinas compartidas, como durante el desarrollo del negocio, se va conociendo a otras personas. Podrás compartir ideas y hacer sinergias con otros emprendedores.